fbpx
  1. Home
  2. Finanzas
  3. Conoce la mejor manera de renegociar tus deudas
Conoce la mejor manera de renegociar tus deudas

Conoce la mejor manera de renegociar tus deudas

0

Actualmente muchas personas en el globo están cubiertos de obligaciones económicas que no saben cómo solventar. Sin embargo hay una pequeña ventana de optimismo para ellos: la renegociación de las deudas.

Uno de los vicios más grandes de nuestra sociedad es gastar más de lo que ingresamos. Este es el camino más corto hacia la inestabilidad económica, y muy probablemente, nos llevará a ahogarnos en un mar de deudas.

No es una tarea sencilla, no se pueden garantizar resultados exitosos, pero los siguientes consejos pueden contribuir a que alcances una renegociación óptima, tanto para ti como para tus acreedores.

No desaparezcas: Desentenderte de tu deuda, y pretender que no existe, no solo ralentizará todo el proceso para deshacerte de ella, si no que puede traerte complicaciones legales e imposibilitar una buena defensa en un hipotético juicio. Evita ignorar llamadas, citaciones o demás instrumentos de comunicación entre los cobradores y tú. Es una gran inversión a largo plazo.

Aporta una dosis de confianza: A nadie le agrada tener que cobrar deudas, por lo que brindarle cierta confianza o comodidad a tus acreedores puede aceitar notablemente toda la maquinaria de pago. Toma la iniciativa, haz que sepan que pretendes cumplir con tus compromisos, y todo transcurrirá con mayor facilidad.

Elige el camino de la honestidad: Olvídate por completo de mentir sobre el monto de la deuda, o peor aún, de negarla en su totalidad. Estas prácticas no van a traer nada bueno, y te colocan en una situación donde puedes perder mucho. Aparte de renunciar a toda tu credibilidad, es muy probable que tus cobradores tengan todos los soportes necesarios para desacreditarte, por lo que quedarás en evidencia fácilmente. Al igual que el ausentismo, esto también limita tus posibilidades de defenderte en posibles pleitos legales.

No dejes que el calendario te agobie: Es una práctica común al comenzar las negociaciones el establecer compromisos de pago en un marco de tiempo definido. Si bien fraccionar la deuda te beneficiará y aliviará de forma más que considerable tus finanzas, debes saber escoger cuándo te conviene más contraer estos compromisos. No aceptes propuestas que no podrás cumplir cabalmente, y esfuérzate por negociar y determinar un calendario más realista. Ambas partes lo agradecerán.

Guarda tu información personal: Por supuesto que en una negociación nos veremos obligados a revelar ciertos aspectos de nuestra situación económica, ya que en esto basaremos el resto de los acuerdos. Sin embargo, no hay ningún tipo de razones para contar más de lo estrictamente necesario. Hacerlo nos puede colocar en una situación de desventaja y exposición riesgosa.

En caso de emergencia, busca un abogado: Prevenir es mucho mejor que lamentar, sobre todo cuando se trata de dinero. Si crees que las negociaciones pueden ser muy intrincadas, o si en el transcurso de las mismas notas que algo empieza a torcerse, no dudes en solicitar ayuda profesional. Mientras más rápido contactes con un asesor legal, mejor podrás defenderte.

Fuente: Fotoavizor

Imagen: Pixabay