fbpx
Home Finanzas ¿A quien pedirías 1000€ si te vieras en un apuro?
¿A quien pedirías 1000€ si te vieras en un apuro?

¿A quien pedirías 1000€ si te vieras en un apuro?

0

Quizás alguna vez te veas en la situación de necesitar una pequeña cantidad de dinero urgente por culpa de un imprevisto. ¿Y a quien acudir?. No es algo que debamos decidir a la ligera si nos decidimos por una entidad de crédito, sobre todo de las de tipo “rápido, sin trámites y en una hora,” tenemos que valorar correctamente los riesgos de las condiciones de devolución, y evitar vernos enredados en una situación que después podría resultar más embarazosa.

 

En primer lugar la opción mas barata sería la familia o algún amigo que nos lo quiera prestar. Esto es posible formalizarlo por contrato a un interés pactado o todavía mejor, a coste cero y dejar constancia del mismo por escrito.

Pedir un anticipo de la nómina a la empresa si somos empleados sería otra posibilidad, o incluso negociar con la misma otro tipo de alternativas crediticias más ventajosas que en un banco comercial.

Si el dinero es para realizar una compra, infórmate antes en el establecimiento si ofrecen facilidades de financiación, bien por ellos mismos o a través de una entidad financiera. Comprueba bien las condiciones como los intereses, comisiones, gastos de formalización…y haz tus cálculos.

Pregunta en tu banco y plantéale la situación antes de formalizar un préstamo personal, ya que suelen disponer de préstamos de pequeño importe a muy bajo interés, que se pueden devolver en cortos plazos. Presta también atención a las condiciones.

Tirar de tarjeta de crédito. Una opción rápida pero de coste muy elevado, tanto para pagar a plazos por sus altas comisiones, como para retirar dinero del cajero o traspasar crédito a la cuenta corriente, que también aplica comisión. Procura elegir la opción de “pagar una cuota fija al mes” para devolver el dinero, antes que la de “pagar un porcentaje de la deuda pendiente”, de lo contrario estarás alargando el plazo permanentemente.

Entidades especializadas en préstamos rápidos, tipo Cetelem, Cofidis… Casi no piden requisitos ni papeleos y se puede contratar on line o por teléfono, pero tienen TAE,s muy elevadas y posiblemente quieran incluirte también un seguro. Es otra opción cara.

Plataformas on line de pago entre particulares. Actúan de intermediarios entre personas particulares que están dispuestos a prestar su dinero por un interés y quienes desean un préstamo. El interés es variable dependiendo de la duración y la solvencia del solicitante. La TAE suele rondar el 20% o superior y la información que ofrecen no es tan amplia como sería deseable.

Empresas que ofrecen microcréditos por internet. Este tipo de empresas no son entidades financieras y aplican gastos elevadísimos. Los plazos de devolución son muy cortos y un retraso de sólo 15 días podría suponer aumentar la deuda en un 35%. Nada interesante.

Acudir a una casa de empeños, o de compra-venta de artículos de segunda mano. Normalmente conseguirás un importe muy devaluado de lo que quieras vender o empeñar.

Y ten en cuenta que si después de haber pedido un préstamo te arrepientes, tienes 14 días para hacerlo después de haber firmado.

Fuente: OCU