fbpx
  1. Home
  2. Relaciones
  3. ¿Que te disgusta de tu pareja en la alcoba?. 8 Quejas comunes.
¿Que te disgusta de tu pareja en la alcoba?. 8 Quejas comunes.

¿Que te disgusta de tu pareja en la alcoba?. 8 Quejas comunes.

0

Algunas personas se muestran reticentes a reconocer cuando sus escarceos amatorios entre las sábanas empiezan a decaer y volverse insatisfactorios. Tener una vida sexual rica es importante tanto para del bienestar individual como para la buena salud de la relación de pareja. Los encuentros sexuales de mala calidad pueden pasar factura a los dos, y por lo tanto merecen que se le preste especial atención.Si los juegos de cama, y no nos referimos a las sábanas, se han vuelto un motivo de discusión más que de placer, deberías considerar si estos inconvenientes son culpables de estar desatendiendo el interés por tu salud sexual.

 

Estas son algunas de las quejas más usuales que se suelen escuchar en las consultas de los especialistas:

 

El aburrimiento.

Suele ser bastante común en las relaciones a largo plazo. A la hora de abordar este tema con tu pareja se puede hacer un poco difícil si crees que pensará que es que ya no te resulta tan deseable como antes, o que ni siquiera te apetece estar con ella. Se hace así conveniente dar a entender primero que este no es el caso (necesariamente, al menos). Si has caído en la rutina de practicar siempre los mismos métodos, va siendo hora de introducir algunos juegos nuevos. Investiga nuevas posturas y ritmos, atrévete a utilizar juguetes, propón lo que te gusta y te tenías callado…

Móviles, tablets y demás aparatos electrónicos.

Estar pendiente del móvil por si recibes un whatsapp, o el pitido de la aplicación de turno y atenderlo cuando estás metido en harina, ya te puedes hacer una idea de como puede hacer que derive la situación. Si además es habitual llevarlos al dormitorio para allí seguir utilizándolos como una costumbre, será una barrera que no propiciará acercamientos más íntimos. La importancia de prestarse atención mutua, ya sea hablando, con simples caricias o estar acurrucados compartiendo un momento único, no debe subestimarse y para eso es mejor dejar la electrónica fuera del dormitorio.

Tensión emocional.

Si durante todo el día hemos estado distantes con nuestra pareja, no hemos sido ambables o incluso hemos mantenido una actitud tensa, tampoco podemos esperar que por la noche entre sábanas mágicas se solucione automáticamente.

Pereza.

Si simplemente dejas hacer a tu pareja y sueles poner poco de tu parte, esta podría pensar que su deseo y dedicación no están siendo correspondidos. Es algo que poco a poco le iría desanimando y enfriando. Deberías plantearte poner un poco más de entusiasmo y/o valorar cuales son las necesidades reales de cada uno, de lo contrario alguien puede creer que se ha equivocado de pareja.

No cuidar los preliminares.

Buscar la excitación a través de la seducción, con fantasías, con juegos, la imaginación es el más potente afrodisíaco, utilízala.

Descuidar tu imagen

Haz que tu pareja te desee. Un aspecto físico cuidado siempre será más atrayente y agradable que otro más desaliñado por muy en casa que estés. Los pasteles también llevan envoltorios seductores.

La frecuencia.

Cuando uno quiere todo el tiempo y al otro no le apetece tan a menudo puede crear un problema real. El miembro más exigente tiene que comprender que el deseo tiene que ser mutuo y no sólo satisfacer su necesidad personal. Se impone encontrar un equilibrio que a ninguno deje insatisfecho, dada la importancia del sexo en la relación de pareja.

Agotamiento

 

Durante la semana es muy habitual que Llegues a casa cansado, tarde,  y sólo pienses en comer, sentarte un rato a ver la tele y dormir, que mañana te toca otro tanto, ¿te suena?. Sólo ponerte a pensar que tienes que hacer mas esfuerzos físicos, ya te desanima y se te hace casi una obligación. Esperamos entonces al fin de semana, cuando descansamos y recuperamos fuerzas o durante las vacaciones que estamos más relajados, que nuestro cuerpo empieza a tener libido otra vez y mejor disponibilidad. Pero esto también puede saber a poco y ser deficiente.

Evaluar los problemas a encarar, tener una visión optimista y disfrutar del tiempo libre son algunas de la premisas para estar más saludables y con mejor actitud.

Imagen: Pixabay