fbpx
Home Relaciones Psicología 5 Consejos para que la Fuerza de la Energía Psíquica siempre te acompañe
5 Consejos para que la Fuerza de la Energía Psíquica siempre te acompañe

5 Consejos para que la Fuerza de la Energía Psíquica siempre te acompañe

0

Según Jung “la energía psíquica es la que circula por la sangre y engendra procesos psíquicos.”

Esta energía es una transformación de la energía física y es el motor de la vida psíquica, está en la base de toda nuestra actividad ya que nuestra psique está constantemente en movimiento. Cuerpo y mente van unidos.

Saber controlar nuestro estado de ánimo nos dará mayor o menor cantidad de esta energía pudiéndonos hacer sentir eufóricos o por el contrario totalmente abatidos.

 

Estos cinco consejos te ayudarán a mantener tu energía activa.

 

1-Mantener la motivación

Fíjate una meta motivante. Ya sea por gusto o por necesidad, de esta manera activaremos nuestra energía vital con facilidad, de una manera rápida y directa y estaremos dispuestos a emplear el tiempo y el esfuerzo necesarios para alcanzarla.

 

2-Recuperar actividades abandonadas

Haz una lista de actividades que anteriormente te resultaban placenteras y que inicialmente no requieran de mucho esfuerzo para poco a poco ir incrementándolo. Con paciencia y autodisciplina empezar a realizarlas para superar la apatía e ir recuperando el gusto por ellas.

 

3-Ejercita la voluntad

Reflexiona, ejercita la reflexión y toma decisiones. La voluntad según el gran filósofo Shopenhauer debe estar regida por la reflexión y el “querer vivir.” Pregúntate el por qué de las cosas, el estilo de vida que llevas, cuales son tus objetivos, a que le dedicas más energía, que te hace sentir mejor…De esta manera filtraremos los proyectos que ya han sido madurados canalizando en ellos nuestra energía separándolos de los impulsos o de las dependencias de las necesidades.

 

4-Cuida tu cuerpo

La inquietud, la tensión, los miedos que generamos en nuestra mente repercuten también en nuestro cuerpo pudiendo provocar enfermedades psicosomáticas. Este desequilibrio energético intenta regularse naturalmente a través de los nervios o del sistema muscular. Por lo que ejercitar el cuerpo a través del deporte resulta perfecto para quemar estas energías no canalizadas y armonizar los estados energéticos.

 

5-No quieras abarcarlo todo

Conoce tus limitaciones. Tampoco se trata de volcarse en el trabajo o en el deporte de manera obsesiva, no todo el tiempo es para dedicarlo a tareas productivas aunque puntualmente podamos hacer algún exceso. Practica la relajación progresiva o muscular para administrar la energía de manera más sosegada y recuperar la que perdemos por el estrés.

 

Fuente: Revista Psicología Práctica

Foto: Unsplash